Apuntes de un loco

Quinto

Empezo a toser, el libro que acababa de abrir llevaba cerrado mucho tiempo, tanto que las primeras letras eran inteligibles. Tras sacudirse el polvo de la cara y del libro, paso su mano por este, para él, estar frente a ese libro significaba el fin de tan largo camino que habia recorrido; por fin, tras toda una vida de huidas, peligros y hambruna, encontro, casi de casualidad, una pequeña runa en el suelo que marcaba el lugar que buscaba, tuvo que sacudirse los ojos para asegurarse que no estaba soñando. Saco el papel del bolsillo y vio que el dibujo era igual al de la runa que se encontraba ante sus ojos, trago saliva.

Despues de recordar lo que habia pasado para llegar a donde estaba, estaba listo para pasar la primera pagina del libro.

Torpemente cogio la hoja, la palpo y se dispuso a girarla.

Por un momento cerro los ojos creyendo que quedaria ciego tras ver los secretos que el libro guardaria, pero para su sorpresa el libro estaba en blanco.

Tardo unos segundos en reaccionar, no creia lo que veia, -tantos años y tantas penurias para un maldito libro que no tiene nada escrito- pensó, -tantos años preparandome mental y fisicamente para poder leerlo y no quedar ciego- gritó.

Despues de varios gritos comprendio la verdad, y era que la codicia por saber lo que el libro escondia lo habia dejado ciego muchos años atras, y por eso no podria leerlo.

Lentamente sacó el puñal del cinto y se dispuso a dar el último paso de su viaje.


Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: